martes, diciembre 01, 2009

RISAS POR FIESTAS.

RISAS POR FIESTAS.

Santa Claus que se estaba preparando para hacer su viaje anual repartiendo regalos.
Los elfos estaban de huelga, asi que tuvo que hacer horas extra con la lista de regalos.
Fue a ver los renos y descubrió que tenia que darles de comer;
limpiarles los establos de mierda atrasada;
y que ademas cuatro de ellos estaban enfermos,
asi que iba a tener que llamar al veterinario
y el trineo iba a volar demasiado despacio.

Fue a ponerse sus pantalones rojos
y descubrió que no los habia lavado desde el año pasado.
Buscó otro par y al ponerselos descubrió que habia engordado 10 kilos.

Se peinó la barba y encuentro una cana.
Con un cabreo tremendo, se fue a la cocina a echar un trago
y todas las botellas estaban vacias.

Y en ese momento entró un angel y le pregunto:

"Santa, que quieres que haga con el arbol de Navidad...?"

Y esa es la razon por la que se suele adornar los arboles de Navidad
con un angelito en la punta.




Llega el marido a casa y le dice a su mujer:
- ¡Hola Maruja, a que no sabes qué me han regalado!
- Pues no Pepe, no me lo imagino.

El hombre abre un fardo, saca un lechoncillo y se lo enseña.
- ¡Mira! Me he encontrado con mi tío que venía del pueblo
y me ha dado un lechón.

- ¡Pero Pepe! ¿Para qué queremos nosotros un cerdo?
- Calla Maruja, que dentro de cuatro meses llegan las Navidades,
lo alimentamos hasta entonces y así solucionamos la cena de Navidad.

- ¡Tú estás loco! ¿Dónde piensas que lo vamos a meter?
- Pues... ¡Debajo de nuestra cama!
- ¡Pero bueno! Esto es lo último que me faltaba ya por oír.

-Y... ¿Qué pasa con el olor?
-A lo cual el hombre contesta:

- El olor... el olor... ¡¡¡¡¡Que se aguante!!!!!




-"Padre he venido a confesarme... pero" dice la muchacha con gesto de asco
"...aqui huele a alcohol!!!".
El cura, que tiene problemas con la bebida y se ha estado bebiendo el vino de misa, dice:
-"Es tu imaginación hija. Cuentáme tus pecados".
La joven le dice:
-"Padre, la otra noche, en navidad, vino a visitarme Papa Noel,
y lo he visto tan cansado, que me apené y me acosté con él..."
Y se interrumpe para decir
-"...Oiga, será mi imaginación pero sigo oliendo a alcohol!".
-"Continua hija, tus pecados son más importantes".
-"Bueno, Padre", dice la muchacha desconfiando,
-"Papá Noel ha venido con un ayudante, que también estaba cansado el pobre,
y me apené, y me acosté también con él... Oiga, ¿pero ha estado bebiendo? Huele mucho a alcohol".
El padre le dice:
-"no hagas caso de eso, es tu imaginación. Mejor continua"
Ella sigue:
-"Padre, como le venía diciendo, he visto a los renos, tan cansados,
que me apené y me acosté con ellos y... pero padre, !aqui huele a vino!"

El cura disgustado le replica:
-"Mira hija, aquí hace rato que huele a puta y no he dicho nada".


1 comentario:

Anónimo dijo...

te felicito por tu blog
buenisimo
saludos desde las palmas
un beso cari...